Páginas

martes, 8 de noviembre de 2016

Reseña: "Tomates verdes fritos" de Fannie Flagg

Tomates verdes fritos
Autora: Fannie Flagg ~ Traducción:Víctor Pozanco ~ Número de páginas: 395


Evelyn Couch vive una existencia gris. Es una mujer de mediana edad, acomplejada y totalmente frustrada con todo lo que la rodea. Sin embargo, la manera de ver el mundo que tiene una persona puede cambiar cuando menos se lo espera. En una visita al asilo donde reside la madre de su marido, Evelyn conoce a la anciana Ninny Threadgoode, que le empieza a explicar cosas de un pequeño pueblo llamado Whistle Stop, cuya vida giró un tiempo en torno a un café. De pronto, a Evelyn se le abre una luminosa ventana al pasado por la que entra un aire de una frescura desconocida para ella. Remontándose a finales de la década de 1920, Ninny explica historias cuyas protagonistas son Idgie y Ruth, dos espíritus sensibles, alegres y llenos de una admirable energía vital, que saben sobreponerse a las dificultades y saborear el gusto por la vida. Tomates verdes fritos aborda temas tan difíciles como la discriminación de la mujer, el racismo, el lesbianismo, la miseria o el alcoholismo y, a pesar de eso, es una de esas novelas optimistas en las que, como por arte de magia, todo encaja a la perfección y acaban cautivando al lector.



La historia nos lleva de cabeza a un pequeño pueblo de Alabama, Whistle Stop, si es que se le puede llamar así porque es más una zona por la que pasan las vías del tren que un pueblo en sí. A raíz de ello, han ido creciendo pequeños comercios entre los que se encuentra el Whistle Stop Café, regentado por Idgie y Ruth, dos mujeres que se van a convertir en parte de la historia del pequeño pueblo. Pero a ellas no las vamos a conocer directamente, sino a través de una de sus familiares, la señora Ninny Threadgoode, que está en la residencia de ancianos y, como todos ellos, quieren que alguien los escuche. Es ahí cuando entra en escena Evelyn, una mujer de 40 años que siente que los mejores años de su vida ya han pasado y que ya no le queda nada por lo que vivir. Pero Ninny y el parte semanal que irá contándole sobre su familia la sacarán a flote.
Las dos historias, tanto la de la familia de Ninny como la de Evelyn, se van alternando para ir creando una sola unidas por las ganas de vivir y de luchar contra las injusticias. La de Idgie y Ruth, con su pequeño café que se convierte en el centro del pueblo, su relación como algo más que amigas, las relaciones entre negros y blancos durante una época convulsa como fueron los años 30 y, sobre todo, el tono tan marcadamente feminista que tiene el libro de Flagg, no solo por meter una relación homosexual entre dos mujeres, también esa lucha interna por parte de Evelyn contra los ideales con los que se ha criado (no ser una fresca en el instituto, casarse, tener la parejita, ser una ama de casa) y la aceptación de la liberación de la mujer. El cambio que se va produciendo en Evelyn a medida que avanza la historia, es uno de los más satisfactorios que he podido leer. Es ese "click" que hacemos cuando decidimos no comportarnos como la sociedad quiere que nos comportemos.
El compendio de historia de la familia Threadgode no se queda solo en ellos, también vamos a conocer a todos los miembros negros que forman parte de sus criados, pero que son una parte más de la grandísima familia que forman y que dan lugar a un montón de situaciones tremendamente injustas solo por el color de su piel y que sirven de crítica a la hipocresía social imperante durante la época. Obviamente, no todo son dramas y he de decir que algunas de las escenas más divertidas siempre las protagonizaban ellos (el momento sartén es lo mejor de todo el libro).
Tomates verdes fritos es, sin ninguna duda, una lectura reivindicativa que pone de manifiesto la parte más cruel de la sociedad respecto a la gente de color y las mujeres, pero también es la historia de una época de cambios que termina con un gran mensaje de esperanza (¡y muchas recetas!)

6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    He visto la adaptación hace bastantes años y tengo muy buen recuerdo. En cuanto al libro, lo tengo pendiente, y no sé porque aún no me he animado a leerlo.
    Me has dejado con muchas ganas de ponerme con él cuanto antes. Me gusta lo que dices de la evolución de Evelyn, y tengo curiosidad por ver como se refleja en el libro el tema del racismo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero ver la película en breves, que sale Cathy Bates <3

      Eliminar
  2. Hola!
    Leí el libro hace un montón de años y todavía recuerdo lo mucho que me gustó, como bien dices combina momentos muy divertidos, me reí mucho con algunas de las cosas que cuenta, con otros más serios, como el racismo, la situación de las mujeres, etc.
    La película me gustó mucho, aunque evidentemente no puede incluir todo lo que sí tiene el libro.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen las adaptaciones, que muchas veces suprimen gran parte de la trama, pero confío en ella xD

      Eliminar
  3. Hola!
    Me lo llevo apuntado porque creo que puede gustarme, tiene pinta de ser agridulce por la parte dura que trata pero también con sentido del humor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, sí. Pero tiene un humor tan bueno que las partes duras se hacen menos duras, por decirlo de alguna manera.

      Eliminar

Adelante, soy toda ojos O.O