Páginas

miércoles, 5 de febrero de 2014

Reseña "Cuando pasé al otro lado del muro"

Cuando pasé al otro lado del muro
Autor: William Sutcliffe ~ Traducción: Sara Cano Fernández ~ Número de páginas: 342

En un mundo distópico, donde un muro separa a los privilegiados de los desesperados, el pequeño Joshua accede por accidente al otro lado con consecuencias realmente inesperadas.
Joshua vive en Amarias, una ciudad rodeada por un gran que únicamente puede atravesarse por un control fronterizo. A Joshua le han enseñado que el muro es lo único que los separa de los brutales asesinos que viven más allá del muro. Pero un día, el pequeño encuentra un túnel que conduce al otro lado, y la posibilidad de ver por fin con sus propios ojos cómo es la vida allí es demasiado tentadora como para dejarla escapar. Ha escuchado muchas historias, muchas leyendas, pero nada le ha preparado para lo que está a punto de encontrar...



     La sinopsis presenta a "Cuando pasé al otro lado del muro" como ficción, como una distopía que tan de moda se ha llegado a poner, pero entre sus páginas encontramos más atisbos de realidad de lo que nos gustaría. Separados por un alto muro viven ricos y pobres, cada cual se siente amenazado por su vecino y las represalias y odios están a la orden del día. A un lado de él, en Amarias, ciudad imaginaria inventada por el autor, vive Joshua junto a su malcarado padrastro y una madre sumisa y pasiva, pero que no dudará en proteger a su hijo bajo cualquier circunstancia. Será Joshua el que nos vaya descubriendo poco a poco la situación de la sociedad en la que vive y lo radical de sus pensamientos, donde los tonos grises no son bien recibidos. Me ha sorprendido encontrarme a un niño con una capacidad de observación tan aguda y de reflexiones tan complejas, más si tenemos en cuenta que apenas tiene 11 años, aún así se agradece que a través de los ojos de un niño podamos descubrir que no todo es blanco y negro. En cuanto a personajes secundarios, destacar al padrastro de Joshua, un hombre radical y con su religión por bandera, con el que no se puede razonar y a su madre, la que mayor evolución sufrirá a base golpes. También conoceremos a un par de personas al otro lado del muro, no todas buenas, pero que llegan a ser una parte importante de la historia. 

"La gente se olvida de que cuando subes al piso de arriba, estás en realidad sobre la gente que tienes debajo." 

       Pero si hay algo que me ha llamado la atención es la magnífica prosa del autor. Es densa y rica y no supone ninguna dificultad meterse en la historia, aunque tiene algunas partes más lentas que otras, le falta un poco de ritmo y una meta clara y quizá no ser tan sutil a la hora de comparar situaciones reales y ficticias porque pierde bastante. Toca un tema bastante desconocido, pero que no debería resultarnos ajeno, como es la situación de Cisjordania y los refugiados de Kalandia, la masacre a la que se están viendo sometidos, por falta de conocimiento, tolerancia y lo que mayores guerras provoca: la religión.  


Resumiendo, no tanto una distopía como una situación real, Cuando pasé al otro lado del muro es una concienciación sobre la discriminación, justicia, la igualdad y que, en definitiva, no somos tan diferentes unos de otros una vez que nos hemos conocido.


6 comentarios:

  1. Me parece un libro muy interesante, sobretodo porque toda distopía está basada en los miedos actuales o una realidad enmascarada o extrapolado. La verdad es que el tema de Cisjordania y Kalandia sólo lo conozco por encima, lo cual es una vergüenza, me han entrado ganas de curiosear. Porque tienes razón, la religión casi siempre es lo que más guerras provoca.

    Uno de los puntos que me ha llamado la atención del libro es que digas que a pesar de tener un niño de once años como protagonista, tiene una visión muy aguda de la realidad, detalle que me encanta. Odié con toda mi alma el niño con el pijama de rayas porque odio que por ser un niño tenga que ser estúpido y no darse cuenta de nada, lo cual me entorpece mucho la lectura y me pone de los nervios >_>

    ResponderEliminar
  2. Es un libro que la verdad no estaba en mi radar, pero el tema me parece muy interesante y creo que podría gustarme. Me gustan los libros que tratan temas de actualidad y que tienen un transfondo y este parece de esos. Además, en tu resumen dijiste que te recordaba a Las tres caras de la luna y ya sólo por eso lo quiero!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Siempre acabo amando los libros que reseñas, así que creo que me lo apuntaré :)
    Un besiño!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, pues me imaginaba una cosa completamente diferente. En principio no me llamó mucho la atención este libro, pero parece que trata un tema peliaguado desde una perspectiva interesante, así que le echaré un ojo. Por cierto, Petrie se ha comido un numerito ahí al final, no? XDD Besos!

    ResponderEliminar
  5. A mi me llama la atencion, apenas he vista una reseña de el con esta son dos

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Ya había escuchado algo del libro, pero con la reseña me han entrado más ganas de leerlo.
    Parece muy original, el tema de la discriminación y la religión son cosas viejas, pero no he leído muchos libros que lo traten ni abiertamente ni profundamente.
    EL personaje parece simpático, me gustan mucho los niños con pensamientos abiertos e ingeniosos. Ser pequeño no es sinónimo de estúpido, eso es algo que muchos autores no entienden.

    Pero en fin, espero conseguirlo pronto :)

    Un beso!

    ResponderEliminar

Adelante, soy toda ojos O.O