Páginas

lunes, 9 de diciembre de 2013

Pequereseña #02




"Encabezada por un peque Petrie y tal y como dice su nombre, Pequereseñas son reseñas más cortas de lo habitual, más resumidas para los libros sobre los que tengo poco o casi nada que decir "









Cuando Dios era un conejo de Sarah Winman

      Cuando Dios era un conejo está narrado por su propia protagonista, Elly, en un tono muy intimista que evolucionará conforme lo haga ella con el tiempo. Creo que es una de sus mejores características y si al estilo le sumamos que no encontramos sólo un tipo de amor, sino otros más como el cariño que se le coge a las amistades de la infancia, a unos padres alocados, a un hermano al que le supera el mundo e, incluso a completos desconocidos, tenemos un cóctel bastante sentimental. Quizá por eso me haya decepcionado un poco. Pasan cosas buenas, todas creíbles, pero que lleguen a suceder tantas desgracias, tantos sinsentidos en un mismo libro ha llegado a colapsarme por completo. No he llegado a creérmelo ni a conectar con ninguno de los personajes, pero tampoco puedo decir que no me haya gustado. 




La huella en un beso de Daniel Glattauer

     La huella de un beso es un libro singular, como todo lo que escribe Glattauer. En él, se intercalan los capítulos narrados por Max, que tiene fobia a los besos en la boca por culpa de un trauma infantil; al otro lado tenemos a Katrin que, cansada del acoso al que la someten sus padres para que se case, decide buscar una excusa para no ir esas Navidades a cenar con ellos. Esa excusa será cuidar al perro de Max, Kurt, al que parece faltarle vida en todo momento. Su ritmo es dinámico y ágil, Glattauer hace gala de ese estilo tan propio suyo. Sabe describir una mirada con dos palabras o con cincuenta y solo por ver leer como ambos personajes se acercan, merece la pena que le echéis un ojo. Está escrito con un humor algo particular que no todo el mundo compartirá y algunas escenas llegan a rozar lo absurdo, pero hablando de amor ¿qué no lo es?


6 comentarios:

  1. Me llama La huella de un beso, y por lo que cuentas está bastante bien, aunque tenga escenas absurdas jeje
    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Del primero he leído bastantes reseñas positivas pero nunca me ha llamado la atención. Debe ser muy cansino tanta desgracia junta.

    ResponderEliminar
  3. De Glatteaur no he vuelto a leer nada desde Contra el viento del norte porque siempre veía críticas muy malas, pero mira este parece no estar mal. A lo mejor lo tengo en cuenta ^^

    ResponderEliminar
  4. Estos dos libros no tenia pensado leerlos xD me decantaria por el primero :P

    ResponderEliminar
  5. Yo quiero leer el primero, pero con eso de que dices que es triste me la estoy pensando... y es que siempre termino leyendo libros tristes :c

    ¡Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Le tenía ganas al primero, pero tras tu opinión me echa un poco para atrás....así que a ver que hago.

    Un besiño

    ResponderEliminar

Adelante, soy toda ojos O.O