Páginas

martes, 12 de julio de 2016

Reseña "Luna. Luna nueva" de Ian McDonald


                        LUNA. Luna Nueva. Volumen 1
Autor: Ian McDonald ~ Traducción: José Heisenberg ~ Número de páginas: 432

LA LUNA QUIERE MATARTE. Y TIENE MIL FORMAS DE CONSEGUIRLO.
La gélida acritud del vacío. La letal lluvia radiactiva. El polvo que la recubre, tan viejo como la Tierra. La creciente debilidad de los huesos... O puedes quedarte sin dinero para agua. O para aire. O puedes caer en desgracia con uno de los Cinco Dragones, las corporaciones que dirigen la Luna y controlan sus amplios recursos. Pero te quedas, porque la Luna puede hacerte más rico de lo que eres capaz de imaginar..., mientras sigas con vida.

Adriana Corta tiene ochenta años. Su familia dirige Corta Hélio. Han sobrevivido a las implacables guerras corporativas y a la peligrosa paz subsiguiente. Pero ahora esa paz se resquebraja. Es probable que Adriana tenga que morir, aunque no la matarán sus rivales ni la Luna. Sea cual sea su destino, sin embargo, Corta Hélio no morirá.



Sin lugar a dudas, las dos últimas ediciones del “Reto 10x10” han estado centradas en la ciencia ficción. Prueba de ello son “Seveneves” auténtica obra de arte del género, y el libro que hoy reseño “Luna”, la primera parte de una trilogía ambientada en nuestro satélite y que está cosechando muy buenas críticas por parte de todos los aficionados a la ci-fi.
Luna nos sitúa en un futuro no muy lejano, donde muchos terrestres se han aventurado a irse a trabajar a la Luna debido a la falta de recursos energéticos en la Tierra, la proliferación de enfermedades que no tienen cura y al despido masivo de trabajadores por culpa de la mecanización de los trabajos. Pero la Luna tampoco es un hogar apacible y la supervivencia depende de uno mismo y de las cinco grandes corporaciones que la dominan.
Este primer libro se centra en los Corta, de origen brasileño y comandados por una matriarca que ha sido, para mí, uno de los mejores personajes que han podido salir de esta historia y el salvavidas al que me he agarrado para poder continuar leyendo. Nunca había leído unas 100 páginas tan áridas -mentira, el primer libro de Malaz es peor- y llenas de términos totalmente desconocidos y que provienen del globo, una mezcla de idiomas de todos los países que se ha ido instalando como idioma en la luna. Ya que aventuro que no ha sido nada fácil de traducir, tampoco lo es de leer y ese fabuloso glosario que aparece en las páginas finales también podría haberse convertido en notas a pie de página, evitando así esa molesta sensación de salir de la historia con cada término. La presentación de los personajes tampoco ha sido algo fácil de digerir, pues entre los masculinos no destaca ninguno, particularmente nada interesantes y que se han llevado todo mi desprecio y odio, pero sí que tengo que reconocer que los personajes femeninos han sido, como he comentado con la matriarca, lo mejor de toda la historia. Se profundiza mucho más en ellas que en el resto, quizá demasiado, consiguiendo que sus tramas sean mucho más atractivas de leer, lo que consigue descompensar mucho el ritmo de lectura. Hay también cambios muy bruscos entre párrafos y no es fácil identificar qué personajes están hablando hasta que se dice su nombre lo que no hace más que agravar la confusión general durante su lectura.
Por otra parte, la ambientación tiene un aprobado raspado por mi parte. Sucede todo en los diferentes niveles de la Luna, pero bien podría pasar en Marte, en Júpiter o en un búnker al lado de mi casa. Ese wordlbuilding no es tan descarado como en “Seveneves” y con unas breves pinceladas aquí y allá y la gran mayoría por mediación de los personajes nos va dibujando a esa colonia que se ha establecido en la Luna y ha llegado a transformarla en algo mucho peor que la Tierra -inocente que es una y espera que la sociedad mejore en años venideros-. Por supuesto tiene aspectos muy interesantes como los familiares -unos dispositivos a través de los cuales los habitantes de la Luna están en continuo contacto con el resto- el hecho de que todo se fundamenta en contratos, que los más pobres vivan casi en la superficie -expuestos a la peligrosa radiación solar e impactos- o el tratamiento del sexo -todos con todos-. Quizá este último con demasiado protagonismo. Pero todo esto último no es capaz de superar el tono monocorde, el desarrollo de unas tramas palaciegas que ves venir desde el principio y, por supuesto, el poco aliciente que existía en continuar leyendo.

En definitiva, el primer volumen de la trilogía de escaramuzas y guerrillas familiares en la Luna ha sido una completa decepción. Desde un ritmo irregular, personajes poco atractivos, pasando por una trama sin alicientes y un estilo narrativo muy poco destacable.

(Y aún he sido generosa)

domingo, 3 de julio de 2016

IMM: el último del verano

Hola a todos y bienvenidos al que creo que será el último In My Mailbox hasta principios de septiembre. Supuestamente el anterior que hice y que podéis ver aquí sería el último de verdad, pero en las últimas semanas han llegado a mis estanterías cinco libros más que no podía dejar colgados y sin enseñar.


Empezamos con un intercambio que hice con Ani de “Love Secrets”. “The Distance Between us” de Katie West y “The Winner’s crime” de Marie Rutkoski. Ambos en inglés y que se han visto mucho durante estas últimas semanas por diversos blogs. En realidad solo quería la segunda parte de la trilogía de Rutkoski, pero como había que elegir dos, el de Katie West me parecía la mejor opción entre todos los que habían. Ni idea de qué va exactamente -aunque me lo puedo imaginar-, pero este tipo de libros los suelo leer entre otras lecturas un poco más densas.


Seguimos con otro intercambio, esta vez con Laura Camaleón de “El camaleón azul” que se ha convertido en mi suministradora oficial de libros de Rainbow Rowell, una de mis autoras favoritas juveniles. “Enlazados” ya está leído y sigue un poco en la línea de monosidad entre “Eleanor&Park” y “Fangirl”. Pronto publicaré la reseña. “Lo siento, Leonard Peacock” de Matthew Quick no me lo esperaba, pero Laura es así de maja. Llevaba unos cuantos meses en mi lista de deseos por culpa de las reseñas de Beleth y al fin voy a tener la oportunidad de leer algo de este autor.



Por último el protagonista de la nueva edición del Reto 10x10 “Luna, Luna Nueva” de Ian McDonald. La verdad es que la última edición del reto fue todo un éxito, porque a la gran mayoría de los participantes nos gustó mucho Seveneves y era muy difícil que otro libro fuera a superarlo. A mí, de momento, "Luna" no me está convenciendo para nada, aunque todavía no quiero pronunciarme mucho por si la historia da un revés y me consigue sorprender gratamente. En las próximas semanas tendréis las reseñas en cada blog participante.

Y hasta aquí los últimos libros que han llegado a mis estanterías. Espero que os hayan gustado y que si habéis leído alguno de ellos me contéis qué os parecieron.

miércoles, 29 de junio de 2016

"Mujeres sin pareja" de George Gissing


 Mujeres sin pareja
Autor: George Gissing ~ Traducción: Alejandro Palomas ~ Número de páginas: 558

«En este feliz país nuestro hay medio millón más de mujeres que de hombres. [...] Tantas mujeres solteras para las que no existe posibilidad de pareja. Los pesimistas las llaman vidas inútiles, perdidas y vanas. Ni que decir tiene que yo, como parte integrante de ese grupo, no pienso así.»
Estas palabras de Rhoda Nunn, la heroína de Mujeres sin pareja (1893), que trabaja para «endurecer el corazón de las mujeres» y es un modelo de independencia para ellas, introducen acertadamente el problemático ambiente de esta novela, en la que el proyecto de emancipación feminista, en lo económico y en lo intelectual, se entrelaza con una ilustración profunda y acerada de los avatares del «corazón» comprometido en estas causas. Dos historias de amor puntúan el conflicto: por un lado, la propia Rhoda, halagada por el galanteo de un hombre liberal y poco ortodoxo que se ha propuesto conquistarla; y por otro, la joven Monica Madden, que se casa con un solterón al que no ama y que llegará a considerar la posibilidad de fugarse con un amante como «un deshonor comparable a quedarse junto al hombre que reclamaba legalmente su compañía».
Como dijo Virginia Woolf, «Gissing es uno de esos novelistas extremadamente insólitos, que cree en el poder de la inteligencia, que hace a sus personajes pensar», y Mujeres sin pareja es un magnífico ejemplo de los dramáticos vaivenes de la experiencia y de su pensamiento.

Hace relativamente poco que comencé a comprar libros de la editorial Alba y entre su catálogo, aparte de títulos mundialmente conocidos, también existen otros no tan conocidos y que pertenecen a autores de los que se han traducido pocas o poquísimas obras al castellano. Este es el caso de “Mujeres sin pareja”, un crudo retrato de la parte femenina de la sociedad durante el siglo XIX, en el que dependían totalmente de la parte masculina para sobrevivir. Además, tal y como introduce la sinopsis, no existían hombres para tantas mujeres “casaderas”. Entonces, si no se casaban ¿qué podían hacer? Las “odd women”, “mujeres sin pareja” o el despectivo “solteronas”, tenían muy pocas opciones porque la sociedad no les permitía instruirse más allá de ser enfermera o institutrices de niños pequeños en el caso de que no llegaran a casarse. De esta forma, George Gissing saca a relucir esas diferentes situaciones en las que se podían encontrar las mujeres de la época, enfocándose dentro de una misma familia de hermanas, comenzando con la muerte del cabeza de familia que las deja sumidas en deudas, sin conocimientos para administrar dinero y teniendo que sobrevivir como buenamente podían. Particularmente triste es el caso de las dos hermanas mayores, solteronas de más de 25 años y poco agraciadas que se ven de la noche a la mañana reduciendo la cantidad de comida y viviendo de alquiler. Es una de las tramas que más me ha dolido leer, tanto por la crueldad de la existencia que se ven obligadas a llevar como por el ostracismo al que la sociedad las condenaba simplemente por no haber encontrado pareja. Por otro lado, realmente irritante es el comportamiento de una de sus hermanas pequeñas que, pensando que será su única oportunidad de contraer matrimonio, decide casarse con un hombre 20 años mayor que ella, que abusa de su poder y saca a relucir la peor parte del machismo y patriarcado imperante durante estos siglos. Lo de mejor de todo es que encierra una crítica en sí misma a la diferencia de sexos y que sorprende tanto por la época como por estar escrito desde la perspectiva de un hombre y que emplea términos muy utilizados hoy en día.


“[...] pero su visión de la relación era, inconscientemente, la de un completo déspota, un monumento a la autocracia masculina. Nunca se le había ocurrido que una esposa sigue siendo un ser individual, con derechos y obligaciones que nada tienen que ver con su condición de esposa. Todo lo que decía presuponía su propia supremacía; daba por hecho que era él quien dirigía y ella la que debía ser dirigida. Cualquier muestra de energía, de propósito o ambición  por parte de Mónica que no guardara relación con asuntos domésticos le habría molestado sobremanera.”

Pero él no es el único retrato masculino de la época. Aparecen un par más que creo cubren muy bien los diferentes perfiles que se podían dar. Entre ellos el padre que cree consentir y querer lo mejor para sus hijas librándolas de quebraderos de cabeza como la economía, pasando por el ya conocido marido de la hermana menor o, el más arrogante e hipócrita de todos, el que no quiere una mujer como todas las demás, alguien diferente que sea capaz de tener sus mismas inquietudes y sepa ofrecerle una buena conversación -pero la culpa de ser como son la tienen ellas, cuidado ahí, no la sociedad que las educa de tal o cual manera-.

Y me he dejado la mejor parte para el final porque no todo podía ser malo y descorazonador para las mujeres, porque la parte más progresista y subversiva viene de la mano de dos mujeres que deciden crear una academia en la que enseñar a las jóvenes de clase media un oficio con el que poder subsistir en el caso de no contraer matrimonio. Ambas son magníficos ejemplos de mujeres independientes que han sabido abrirse camino en un mundo que les ponía piedras y trabas a cada paso que daban al intentar liberarse de las normas establecidas. Una de ellas, Rhoda, es una defensora de la individualidad e independencia de la mujer en un mundo donde únicamente son hijas o esposas. Es un personaje con una fuerza brutal, tanto en acciones como en palabras, sin duda alguna uno de mis favoritos, y que cuenta con diálogos que se podrían usar en cualquier campaña feminista actual.

Sin duda alguna, "Mujeres sin pareja" ha sido una de las mejores lecturas de todo este año, no solo por la gran variedad de personajes que reflejan diferentes posiciones y situaciones personales dentro de la época, también por la crítica a la sociedad, el feminismo imperante en todas las tramas y lo diferente y extraño que se hace leer un libro escrito en 1.893 con estas ideas tan claramente visibles.

domingo, 26 de junio de 2016

Reto 10x10: "Luna" de Ian McDonald

¿Hay una manera más interesante y divertida de empezar el verano que con un reto? Pues claro que no. Por eso, y aunque ha pasado muy poco tiempo desde la edición anterior, durante las próximas semanas volvemos con una nueva y otro título, pero con el mismo patrocinador, Nova.
Esta vez el protagonista del Reto 10x10 se llama “Luna” de Ian McDonald, autor que hasta el momento no había tenido oportunidad de probar. Lo bueno es que se está llevando unas críticas buenísimas. Lo malo es que el primer volumen de una trilogía así que nos tocará esperar con el alma en vilo al resto de libros. Dicen de él que es como Juego de tronos pero en la Luna, así que espero muchas peleas familiares y sangre en gravedad en cero.

                        LUNA. Luna Nueva. Volumen 1
Autor: Ian McDonald ~ Traducción: José Heisenberg ~ Número de páginas: 432

LA LUNA QUIERE MATARTE. Y TIENE MIL FORMAS DE CONSEGUIRLO.
La gélida acritud del vacío. La letal lluvia radiactiva. El polvo que la recubre, tan viejo como la Tierra. La creciente debilidad de los huesos... O puedes quedarte sin dinero para agua. O para aire. O puedes caer en desgracia con uno de los Cinco Dragones, las corporaciones que dirigen la Luna y controlan sus amplios recursos. Pero te quedas, porque la Luna puede hacerte más rico de lo que eres capaz de imaginar..., mientras sigas con vida.

Adriana Corta tiene ochenta años. Su familia dirige Corta Hélio. Han sobrevivido a las implacables guerras corporativas y a la peligrosa paz subsiguiente. Pero ahora esa paz se resquebraja. Es probable que Adriana tenga que morir, aunque no la matarán sus rivales ni la Luna. Sea cual sea su destino, sin embargo, Corta Hélio no morirá.


El reto comenzará este lunes 27 de junio y terminará el día 6 de julio. A partir de ahí, podréis empezar a leer nuestras reseñas. Como siempre, podréis seguir nuestra lectura lunar a través de Twitter con los hastags #Reto10x10 y #LCLuna. Y, de nuevo, los participantes seremos los de la edición anterior.

Sileny
Sub_zero
Evey Morgan
Alhana
Babel
Beleth
Oly
Tinuwel
Mangrii
Isa-janis


Luna ¡allá vamos!