Páginas

viernes, 22 de septiembre de 2017

#LeoAutorasOct 2017 segunda edición

De nuevo este octubre me he animado a participar a la iniciativa #LeoAutorasOct que trata de visibilizar todos aquellos libros escritos por mujeres, independientemente del género al que pertenezcan. El asunto no solo es leerlos, también recomendarlos y hacer eco de todas aquellas novelas que no nos han dejado ver, que no se conocen a pesar de tener una gran cantidad de premios o que, simplemente, no han obtenido el reconocimiento que se merecen.

El año pasado ya hice una listade lectura de 22 libros, de los cuales leí únicamente 8, pero en mi defensa diré que se cruzaron en mi camino una gran cantidad de recomendaciones y que terminé por caer en ellas. Es lo que tiene ser una lectora un poco veleta. De ahí que este año mi lista de lectura vaya a ser más bien pequeña, pero sobre todo realista. No estoy leyendo mucho últimamente porque no me da la vida, por lo que intento hacer criba y decantarme por aquellos libros que realmente sé que voy a disfrutar y dejar el resto para cuando tenga más tiempo. También me he aficionado a la narrativa corta, por lo que también he incluido un título derelatos escritos por mujeres y los bolsilibros de la Editorial Cerbero que, siendo sincera, me tienen enamorada y me están haciendo descubrir un montón de autoras. Creo que con Leckie y Hobb tengo para casi todo el mes. El primero porque ya me han dicho que es bastante denso, pero que merece la pena perseverar con él y el segundo porque es de Hobb y esta mujer no sabe escribir libros cortos.


LIBROS A LEER:
  1. Las naves de la locura (Las leyes del mar #2), Robin Hobb.
  2. Alucinadas III, varias autoras.
  3. Justicia auxiliar, Ann Leckie.
  4. Bajo la piel de la ciudad #1, Eleazar Herrera.
  5. La chica descalza en la colina de los arándanos, Nieves Mories.
  6. Agramonte, Yolanda Camacho. 
  7. El feminismo es para todo el mundo, bell hooks.

Por otra parte, la gracia de participar en la iniciativa es redactar una lista de recomendaciones y, aunque voy a repetir algunas del año pasado porque son libros favoritísimos, también me voy a arriesgar a recomendaros los últimos libros que han ido cayendo en mis manos y que se merecen muchos más lectores.

RECOMENDACIONES:
  1. Trilogía Vatídico, Robin Hobb.
  2. Cómo educar en el feminismo, Chimamanda Ngozi Adichie.
  3. Penélope y las doce criadas, Margaret Atwood.
  4. Alucinadas I y II, varias autoras.
  5. 36, Nieves Delgado.
  6. Domori, Sofía Rhei.
  7. El dios de las pequeñas cosas, Arundhati Roy.
  8. El protectorado de la sombrilla, Gail Carriger.
  9. Ritos funerarios, Hannah Kent.
  10. Tenemos que hablar de Kevin, Lionel Shriver. 

Sin más, espero que os animéis a participar y estaré atenta a vuestras recomendaciones.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Un año leyendo autoras

Photo by Ben White on Unsplash

   
Aproximadamente, durante septiembre del año pasado, empezó a fraguarse por Twitter una conversación de lo más interesante sobre qué porcentaje de libros escritos por mujeres había en comparación con los escritos por hombres. Escritos y leídos, claro. Todo ello consiguió que muchos de nosotros, lectores ávidos que no mirábamos el género de quién escribía porque lo importante es la historia en sí (primer error), hiciéramos una revisión de nuestras listas de lecturas y las cifras que se obtuvieron no fueron nada agradables y no dejaron muy bien paradas a las autoras. El hecho en sí de ser conscientes de ese problema generó una avalancha de iniciativas y proyectos que han ido creciendo durante el último año y que están empezando a formar una grandísima base de datos a la que recurrir en el caso de que queramos leer algo, del género que sea, pero que esté escrito por una mujer.


                
   Por mí parte me gustó mucho la idea y comencé a indagar listas de libros, las típicas como “1000 libros que leer antes de morir”, “10 libros para soportar el verano”, “Los 100 libros que no pueden faltar en tu casa” y muchas más. Y sí, el porcentaje de autores y autoras no estaba nada equilibrado. Sobre todo si nos remontamos unos 200 años atrás y según qué género. En particular, me topé con el artículo de “Ahora solo leo libros escritos por mujeres y esto es lo que he aprendido” y empecé a replanteármelo. ¿Qué pasaría si única y exclusivamente leyese libros escritos por mujeres durante un año? Pues que ha molado mucho y he descubierto a un sinfín de autoras. Como dije en su momento en la entrada que le dediqué al #LeoAutorasOct de 2016, sí que tenía un autor favorito, de esos por los cuales te leerías hasta su lista de la compra, pero no tenía una autora favorita. ¿Por qué, por qué, por qué? Dejé de preguntármelo, porque sabía perfectamente qué estaba pasando, y le puse remedio. Empecé a leer exclusivamente libros escritos por mujeres. ¿Me convierte esto en una persona horrible? Bueh. Seguramente mucha gente pondrá el grito en el cielo por ello, incluso dirán que se está discriminado a los autores, pero en ningún momento se dice que no se los vaya a leer dentro de un tiempo, cuando muchos y muchas hemos leído una gran cantidad de comentarios despectivos hacia las autoras, por el simple hecho de ser mujer o de dedicarse a un género u a otro. El romántico o el juvenil, para mas inri. Dejando eso de lado, porque son debates que se han visto por Twitter hasta la saciedad, quería compartir la experiencia y recomendar a todas esas escritoras cuyos libros he tenido la oportunidad de disfrutar durante estos últimos meses.

   Empezando desde septiembre de 2016 hasta septiembre de 2017 he leído 43 libros, algunos de ellos pertenecían a la lista que realicé para el #LeoAutorasOct y que, en general, habían sido recomendaciones que había apuntado del resto de entradas de la iniciativa. De todos ellos destacaría Teoría King Kong de Virginie Despentes, la trilogía El Vatídico de Robin Hobb, la trilogía Xenogénesis de Octavia E.Butler y El cuento de la criada de Margaret Atwood. Como veis hay fantasía, ciencia ficción y un poco de feminismo. Lo mejor de todo es que creo haber encontrado a una autora favorita porque me leería hasta la lista de la compra de Robin Hobb. Por otro lado, uno de mis grandes descubrimientos ha sido Sarah Waters con El ocupante y Marion Zimmer Bradley con Las nieblas de Avalón. Con el primero de ellos me animé gracias a una lectura conjunta y con el segundo por culpa de la maravillosa entrada que se le dedicó en Adopta una autora no hace mucho. Sigo con Dientes blancos de Zadie Smith, Todos deberíamos ser feministas y Cómo educar en el feminismo de Chimamanda Ngozi Adichie y El papel pintado de amarillo de Charlotte Perkins Gilman. Tres autoras que se han centrado en las mujeres para contar sus historias. Destaco sobre todo el de Perkins porque aun recuerdo una escena que me puso los pelos de punta.


   Como veréis al final la lista de libros es aún más larga, pero solo quería mencionar unos pocos para recomendarlos. Siendo así, no puedo dejar pasar la oportunidad y os animo a todos y todas a que le echéis un vistazo a la Editorial Cerbero. Desde que anunciaron su aparición en el mercado editorial he ido adquiriendo todas las novelas cortas que han ido publicando y, de todas ellas, recomiendo encarecidamente Domori de Sofía Rhei y 36 de Nieves Delgado (vaya, creo que tengo otra autora favorita), porque me tienen robao el corazón. En realidad todo su catálogo es una auténtica delicia,  los bolsilibros son una cucada, defienden a capa y espada sus valores y todo el equipo es un amor. Dadles una ojeada porque no os vais a arrepentir.
   Y ya para acabar, debido a mi viaje al Celsius, me topé con la antología de relatos de ciencia ficción española, Alucinadas III. En la charla que se dio para su presentación me quedé con unas ganas tremendas de darle un tiento y no tardé mucho en hacerlo. Recomendadísimas sus dos primeras antologías, sobre todo porque vais a descubrir nuevas voces del género a las que no hay que perderles la pista.


 Y tras todas estas recomendaciones viene la pregunta del millón: ¿he encontrado alguna diferencia entre la escritura de hombres y mujeres? Sí y no. Aunque en realidad lo que me he topado ha sido con libros escritos por personas que son o no conscientes de un problema y de cómo tratan a sus personajes, en particular a los femeninos, que acaban por adoptar los roles de siempre, llevados al extremo de blanco o negro y que, al final se quedan como un simple adorno en la trama. De ahí que sea tan necesario toda la serie de proyectos e iniciativas que mencionaba al principio de la entrada, que dan visibilidad al problema, abren los ojos del lector diciéndoles que sí hay más de lo que nos quieren hacer ver. La solución a todo ello es bien fácil: primero hay que reconocerlo, ser conscientes de él y después ponerse a ello. Y la mejor solución es leyendo y recomendado libros escritos por mujeres.
   

viernes, 28 de julio de 2017

Celsius 2017: Al año que viene ¡REPITO!



     Mira que yo no tenía pensado dedicarle una entrada al Celsius 232, ese mítico festival asturiano donde se da cabida a todos los amantes del terror, la fantasía y la ciencia ficción, pero es que me lo he pasado tan bien y me he sentido tan arropada en todo momento que ha sido inevitable y aquí está: no una crónica, más bien una serie de impresiones sobre una experiencia que estoy deseando repetir al año que viene. Podría enrollarme lo que no está escrito, pero intentaré ser lo más breve posible además de dar una serie de recomendaciones si, como yo, nunca has estado en el Celsius y no sabes qué te vas a encontrar (mucha comida, muchos libros y mucha gente maja).

RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA SI ES LA PRIMERA VEZ QUE VAS:

1.    El viaje. Si Avilés os pilla muy lejos (y si tienes poderío, es decir, dinericos y poca paciencia) no hagáis la locura que hice yo de ir en tren. Fueron más de siete horas que no le recomiendo ni a mi peor enemigo. Si de verdad valoráis vuestro tiempo (y cordura) lo mejor es que cojáis un vuelo rumbo a Asturias. El que sea. La experiencia de estar tanto tiempo sentados y confinados en un espacio tan reducido (con niños llorando y un señor roncando –de mayor quiero ese superpoder que consiste en quedarse durmiendo nada más cerrar los ojos) es significado de muerte por aburrimiento. Por suerte para mí, iba acompañada por Carbaes y Laura a las que les doy las gracias por amenizar un viaje que se me hizo eterno no, lo siguiente.
2.   Dónde dormir. Aquí cada cual irá a lo que pueda, pero si sois un culo fino como yo y no os podéis dormir a menos que haya silencio y la cama sea medianamente cómoda os recomiendo que invirtáis parte del presupuesto en un hotel. Si no dormís bien probablemente no disfrutéis del Celsius en todo su esplendor. Yo que voy ya para persona mayor me alojé en el Silken, muy cerca de donde se celebra el festival, y puedo decir que vale cada euro que pagué.


3.    Dónde comer. Dónde os digan y dónde haya más gente. Sin más. Si vais acompañados de gente que ya ha estado otros años y de asturianos y asturianas, seguid a pies juntillas sus consejos de bares y restaurantes en los que reponer fuerzas (os hará falta).


4.  Qué ver. Todo. Coged el programa del festival e id a todo lo que podáis. Tanto charlas y presentaciones de libros y autores y autoras que conozcáis como de los que no. Eso es parte de la magia del Celsius: que nunca sabes qué libros te van a apetecer comprar porque has estado delante de su autor y te lo ha metido tan bien por los ojos que, al final, acabas cayendo sin querer. 

Y ahora viene lo bueno. El meollo del asunto: la experiencia Celsius. Y es que no tengo más que buenas palabras, en primer lugar, para todas las personas que forman parte de la organización que nos han brindado una semana llena de buenos momentos, encuentros con grandes escritores y escritoras, la posibilidad de escucharlos y que nos firmen los libros. Mención especial a Cristina Macía que iba como loca de presentación en presentación y que me pareció una auténtica fenómena en sus interpretaciones y por supuesto a Diego García, el interprete de los pesos pesados que hicieron su aparición en el Celsius. Aún no sé cómo es capaz de escuchar a la vez que traduce. Magia y todo un placer escucharlo. Por supuesto, a toda la gente de la organización que está ahí, pero que no se ve.

En cuanto a presentaciones y charlas decir que me faltaban horas para poder ir a todas y creo que es algo que recomiendo encarecidamente: intesere o no, id. En más de una ocasión me dieron ganas de salir corriendo a por el libro del que estaban hablando y ahí reside gran parte de la magia del Celsius: que estás en contacto directo con los autores y autoras. En mi caso me lo pasé de muerte en las charlas de Joe Abercrombie y Joe Hill. Convirtieron horas en minutos de lo amenas y divertidas que hicieron sus charlas. Mención especial a Lisa Tuttle y Ann Leckie, que rebosaron ternura y buen rollo por los cuatro costados y OJALÁ al año que viene podamos disfrutar de más autoras extranjeras de su talla porque son muy necesarias para el género. En sus charlas dieron mucha caña y una de las preguntas del público – en las que se mencionaba al patriarcado- hizo que algunos señores se dieran la vuelta algo indignados. Lo que me reí no tuvo precio. Por si no lo sabías únicamente se han confirmado a Abercrombie y a Tad Williams para el próximo año. Aún no pierdo la esperanza de que me traigan a Robin Hobb, Kameron Hurley o a Nora K. Jemisin. Por pedir que no quede.

   Pero ¿qué sería del Celsius sin los autores y autoras nacionales? Asistí a la presentación de Malenka Ramos y salí con unas ganas tremendas de comprar su libro. También escuché con evidente placer la mesa redonda sobre la novela corta, y más teniendo a FelicidadMartínez y a Gabriella Campbell en ella, aunque a última hora subieron a NievesDelgado y mi placer se multiplicó por mil ya que había estado dando la tabarra con su novela 36 a medio Celsius. Pero creo que el summún de todas las presentaciones para mí fue la de Alucinadas III. Ver a tantas mujeres dedicadas al género y la forma en la que se presentó la charla, muy divertida y llena de humor, fue toda una experiencia. Mención especial al traje de Los Cazafantasmas que llevaba Sofía Rhei –molaba un puñao-. Ni qué decir tiene que la mesa redonda que organizó La Nave Invisible en el hotel 40 Nudos junto a Lisa Tuttle, Gabriella Campbell y Elia Barceló fue lo mejor del día y un auténtica maravilla escucharlas hablar sobre géneros. 



     El sábado por la mañana fue mi último día en el Celsius y justo por la tarde se celebraba una de las presentaciones a las que más ganas le tenía: la de la Editorial Cerbero. Pero tuvieron la maravillosa idea de organizar un encuentro entre lectores y autores y autoras la noche anterior y me morí de amor allí mismo. Tuve el placer de que las autoras que han publicado con ellos como Lola Robles, Nieves Delgado, Conchi Regueiro, Sofía Rhei y Alicia Pérez Gil, me firmaran sus libros. Solo por esos pequeños momentos con cada una de ellas ya mereció la pena las más de siete horas que me había pasado en el tren para llegar a Asturias. Si aún no habéis caído en la tentación con alguno de sus libros no sé a qué estáis esperando.


Y por si no lo sabíais, el Celsius no es solo libros y comida, también se traduce en personas con las que compartes gustos y aficiones. Este año he tenido la oportunidad de desvirtualizar a un montón de personitas que venía siguiendo por Twitter desde hace unos cuantos años y han sido momentos un poco incómodos, pero a la vez muy chulos como el encuentro con Javi, Sara, Oly y Tinuwel, el de Dani e Isa o el de Alex que fue un valiente y me buscó específicamente. También me presentaron a gente que no conocía como Alex, Bandinelli o Khardan y que espero volver a encontrarme al año que viene. Por último, no puedo dejar de mencionar a Núria que vino a recogernos a la estación y que, creo, me tenía un poco de miedo el primer día por mi cara de mala leche por culpa del viaje. Hacedle caso si os recomienda algún sitio para comer porque es de allí y sabe de lo que habla. Al grupo de chicas que me acogió como si fuera una más y que me hicieron sentir como si llevase hablando con ellas un montón de tiempo: Laura, Enerio, Vanesa, Omaira e Ithil. Los desayunos y las comidas no tuvieron precio a vuestro lado. 

















Y hasta aquí llega lo que para mí ha sido el Celsius 2017. Sin duda toda una experiencia que no voy a olvidar facilmente, tanto por la gente como por el lugar y que me ha hecho disfrutar de cada uno de los días que estuve en Avilés y que, si Don Dinero me lo permite, volveré a repetir las veces que haga falta. 

lunes, 27 de febrero de 2017

Reseña "Finnikin de la Roca", de Melina Marchetta #AdoptaUnaAutora

Finnikin de la Roca
Crónicas de Lumatere #1
Autora: Melina Marchetta ~ Traducción: ~ Número de páginas: 480

Finnikin de la Roca y su guardián, Sir Topher, llevaban diez años sin pisar su querido hogar, Lumatere. No habían ido desde los días oscuros en que asesinaron a la familia real y el reino cayó bajo una terrible maldición. Pero entonces le dicen a Finnikin que se reúna con Evanjalin, una joven que afirma algo increíble: el heredero al trono de Lumatere, el príncipe Balthazar, está vivo. Evanjalin está convencida a volver a casa y es la única que puede llevarles hasta el heredero. Pero Evanjalin no es lo que parece. Y la verdad no sólo pondrá a prueba la fe de Finnikin en ella... sino en sí mismo. Una espectacular saga de fantasía épica repleta de magia ancestral, intrigas políticas y romance que robará el aliento a los lectores. Una narración adictiva, ágil y cuidada sin abusar de las habituales descripciones que suelen acompañar a esta clase de relatos fantásticos. Tanto chicos como chicas se verán terriblemente atraídos por la evolución de su protagonista, Finnikin. Una excelente opción para los jóvenes amantes de la fantasía tradicional que disfrutan leyendo Donde los árboles cantan (SM), El Legado (Roca) o Canción de hielo y fuego (Gigamesh).




Finnikin de la Roca es la primera parte de la trilogía fantástica “Crónicas de Lumatere” y sigue al protagonista, Finnikin, en la desesperanzadora búsqueda del heredero al trono de Lumatere y la salvación de su pueblo que, tras caer sobre él un maleficio, los deja separados. Tanto a los de dentro, a merced del rey traidor, como a los de fuera, exiliados que nadie quiere ver vagando en sus reinos. La existencia de una profecía y la llegada de una novicia, que ha hecho un voto de silencio, serán los desencadenantes del periplo de Finnikin por salvar a su pueblo.

¿Se puede catalogar a un libro como fantástico sin que casi aparezcan elementos fantásticos en él? Sí. Finnikin de la Roca es el claro ejemplo de ello. Prácticamente es un cuento de los de antaño, con sus caballeros andantes, sus consejeros, sus príncipes y princesas; las traiciones e intrigas de palacio; los secretos escondidos y silenciados y mucho más. En cuanto al elemento fantástico, aunque no tenemos dragones sí tenemos una maldición y el poder de algunas mujeres de caminar en los sueños de otras personas. Y ahí se queda lo fantástico para entrar en el tema recurrente de todo el libro: la liberación de un pueblo que ha sufrido durante más de diez años en manos del rey traidor. Respecto a este último, la autora no escatima esfuerzos en pintarlo, a él y a sus secuaces, como la peor enfermedad que ha podido sufrir Lumatere. Robos, asesinatos y violaciones. Este último es uno de los temas que más me ha llamado la atención en la novela. No se romantiza, ni se suaviza. Se narra tal y como es. Existe y no se deja sin castigar (que ya era hora).

"[...] La muchacha apretó los puños y caminó hacia delante.
-¿O eres una de las oscuras adoradoras de Sagrami, empeñada en más destrucción?
-Si lo soy, quémame en la hoguera, Finnikin –gritó-. Como hicieron la última vez que descubrieron que el rey había muerto en Lumatere. Se tiene que culpar a alguien. Alguien tiene que morir. Porque eso es lo que ocurre cuando los hombres lógicos no pueden explicar por qué una anciana tiene las manos manchadas con la sangre de una inocente, o por qué otra puede caminar por los sueños de nuestra gente. Lo que no entendéis, lo destruís.

Marchetta es una buena cuentacuentos, pero no hila muy fino. Sí, presenta una historia atractiva con una incógnita que te hace seguir leyendo capítulo tras capítulo, pero a veces peca en la velocidad con la que los protagonistas llegan a su destino. En ese aspecto, la caracterización de cada una de las ciudades que visitan los protagonistas quedan descritas con un par de pinceladas y que se habla un idioma distinto al lumaterano. Aún así, en general, el trasfondo de la historia es decente y conserva ese aire fantástico rodeado de secretos.
Creo que si en algo destaca la autora es en crear personajes y el drama personal que los acompaña. No solo los protagonistas, Finnikin y Evanjalin, tienen muchos tonos de gris, también los secundarios. Y es fantástico, porque le dan otra dimensión a la trama, mucho más amplia. No todo se queda reducido al punto de vista de ellos dos, también se ve el otro lado de la moneda. Desde los exiliados, los que se han cansado de luchar, los que viven esperando un milagro para su amada Lumatere hasta los que se han quedado dentro del reino bajo la dictadura del rey traidor (que en realidad entre ellos lo llaman el rey cabrón). Al final todos acaban siendo personajes muy queridos y es que existe un gran sentimiento de unidad entre ellos, como pueblo y como vecinos.
Aunque Finnikin aparezca en la sinopsis como casi el protagonista absoluto de la novela, creo que la presencia de Evanjalin es mucho más destacable que la suya. Mucho antes de que decida abrir la boca, la autora ya da a entender que no es la típica heroína tonta a la que un caballero andante tiene que rescatar. Evanjalin suelta sapos y culebras cuando es necesario, manipula, desafía y lleva al límite a muchos personajes. Es una guerrera, aunque no empuñe una espada. Su arma es la palabra, un carácter que le hace frente hasta a una montaña y la sólida convicción de que dentro de Lumatere los necesitan. Y ya que estamos hablando de los protagonistas, hablemos de la relación que los une. Muy bien llevada, dirigida a un público más adulto, y que tiene parte de realidad. No existe es flechazo a primera vista, de hecho nos presentan a Evanjalin casi como un estorbo para los planos de Finnikin, pero a medida que ambos personajes evolucionan y se va conociendo más sobre sus motivaciones y anhelos, todo empieza a cuadrar. La atracción física -lo primerísimo que aparece- y el amor que ambos sienten por su pueblo son los elementos que finalmente los unen. Son una pareja que da unos diálogos tremendamente serios, pero tiene otros muchos divertidos, jocosos y pícaros. En ese aspecto, creo que Melina Marchetta ha dado en el clavo a la hora de tratar las relaciones sexuales. Las bromas, los gestos, los guiños y codazos hacen de esas partes de la narración algo muy fresco, natural y divertido. Y no únicamente entre hombres, también existe esa complicidad entre mujeres. Y me parece maravilloso.
Como último apunte, decir que esta es una relectura para el proyecto #AdoptaUnaAutora. La primera vez lo leí en inglés y esta segunda en castellano y he notado bastantes diferencias en la historia. En su gran mayoría en diálogos que parece que pierden un poco el sentido o se vuelven más serios de lo que deberían. Por lo tanto, mi recomendación es que -sin desmerecer la traducción, por supuesto- si tenéis oportunidad, lo leáis en inglés. Para saltar esas pequeñas diferencias y así poder disfrutar de la prosa de Marchetta como toca.
Esta entrada forma parte del proyecto "Adopta una autora"